domingo, 20 de febrero de 2011

Mi Jobo enano dio frutos





El jobo enano, Spondias cytherea o Spondias dulcis, es una planta tropical de la familia de los mangos, que tiene varios nombres según el país donde se le cultive. En Costa Rica se le conoce como juplón; en Colombia, hobo de racimos; en Venezuela, jobo de la India, jobo de Indio, o mango jobo; en Ecuador, manzana de oro; en Brazil, caja-manga. A mí personalmente me gusta el nombre de Ambarella, como se le conoce en inglés.

En julio de 2009, una amable persona de Puerto Rico que conocí en un foro me envió una pequeña planta de esta especie. La plantita (de unos 15 cm.) llegó a casa de mi cuñada, quien la puso en un florero con agua, provocando involuntariamente un ahogamiento de la raíz. Cuando fui por ella unos días después de su llegada, era un tristísimo palito amarillo que había perdido todas sus ramas y estaba a punto de morir. Así y todo la trasplanté y para mi sorpresa, en muy pocos días "revivió" con mucha fuerza y comenzó a crecer y brotar que fue un gusto. Con el tiempo la pasé a una maceta grande y a mediados de 2010 me recompensó con sus primeras flores. Aunque parezca increíble, desde las flores hasta un fruto maduro han pasado siete meses, pero hoy que disfruto los frutos con un delicioso sabor a mango le doy gracias a la naturaleza por este precioso regalo. Y tanta gente que me dijo que en maceta nada daba fruto y que no debía esperar frutos fuera de un clima tropical. Como dijo Ian Malcolm en la película de Jurassic Park: "la vida encuentra el camino". :)

El día de hoy sembré dos semillas salidas de esos frutos, y espero pronto poder ver salir algo verde de la tierra. Ya sé que suena bastante cursi, pero serían "los hijos de mi hija" :-D

Y ahora, a esperar...